2 comentarios

Los agarratrenes

Lo prometido es deuda. En el final del reportaje de la semana pasada sobre los roofers adelantaba que hablaría sobre los agarratrenes, que es más o menos la traducción más aproximada para la gente que hace estas cosas:

Esto mismo lo vi no hace mucho con mis propios ojos... ¿recordás un post anterior donde lo mencioné?

Esto mismo lo vi no hace mucho con mis propios ojos… ¿recordáis un post anterior donde lo mencionaba?

Esto lo llaman zatseping, del verbo ruso zatsepit, que significa agarrarse. Si buscáis en internet vais a quedaros con la boca abierta con la cantidad de información que hallaréis al respecto: historia, grandes momentos… os recomiendo visitar su página en Wikipedia -bajo el término sinónimo “trainsurfing”- y flipar con la seriedad y amplitud con la que se trata el tema.

Las elektrichkas son el lugar favorito de los agarratrenes

Las elektrichkas son el pasatiempo favorito de los agarratrenes.

Se conocen diferentes categorías en función de cómo sea el tren al que se agarre el sujeto en cuestión, aunque en esencia la cosa sigue siendo la misma. En cualquier caso, aquí van unos cuantos ejemplos. Insisto, me baso en lo que leo en Wikipedia…

Trainsurfing: que es lo más básico.

Trainsurfing: que es lo más básico.

Metrosurfing: cuando te aburres de lo de arriba

Metrosurfing: cuando te aburres de lo de arriba

Sí, no es Rusia. Es que ya ha pasado de moda.

Sí, no es Rusia. Es que ya ha pasado de moda.

Trolsurfing, o cómo jugarse la vida por 25 rublos.

Trolsurfing, o cómo jugarse la vida por 25 rublos.

Todo esto puede parecer gracioso, pero lo cierto es que el tema es más serio de lo que parece. Lo primero, quiero poner por delante que en Rusia no se dan situaciones como en la India, pero tampoco es cosa de cuatro gatos; basta con echar un vistazo a uno de los grupos más famosos de zatseping en Vkontakte: más de 1300 miembros.

Que no cunda el pánico: esto NO pasa en Rusia

Que no cunda el pánico: esto NO pasa en Rusia.

... pero esto sí que pasa.

… pero esto sí que pasa.

Como en el caso de los roofers, la ley no ayuda en estos casos a disuadir a los chavales de agarrarse a los trenes. Las multas por esta práctica apenas son de 100 rublos (2,5 euros) y no establecen más castigo para el infractor, a no ser que éste sea menor de edad, en cuyo caso los padres pueden acabar afrontando sanciones algo más serias en función de la reincidencia del muchacho.

Los agarratrenes son por lo general chicos de clase media que entran en este mundillo a través de las redes sociales. Lo prueban una vez, sienten la adrenalina y siguen repitiendo cada vez con más frecuencia hasta que su círculo de amistades acaba girando en torno a esta práctica.

Gradualmente van buscando nuevas sensaciones; cambian las elektrichkas (trenes de cercanías) por el metro o los trenes de largo recorrido y cada vez se “agarran” con más frecuencia hasta que se quedan enganchados. Valga la redundancia.

Un aexcursión de fin de semana con los amigos al lago. De colegueo.

Una excursión de fin de semana con los amigos al lago. De colegueo.

Los padres suelen ser el foco de las críticas. Sobre todo, se les achaca falta de cuidado y permisividad con estas prácticas –en muchos casos son perfectamente conscientes-, aunque bien es cierto que es imposible controlar lo que hacen los jóvenes en su tiempo libre, y los castigos suelen ser contraproducentes.

Internet es el otro gran protagonista de este fenómeno, ya que las redes sociales se han convertido en el foro habitual de los amantes del zatseping, donde los jóvenes cuelgan sus fotos y vídeos con sus “agarres” más arriesgados.

Algunas quieren estar divinas hasta para subirse al tren. Imagen carne de meanwhile, in Russia.

Algunas quieren estar divinas hasta para subirse al tren. Imagen carne de meanwhile, in Russia.

Por supuesto, y como también pasa con los roofers, hay veces que la broma les cuesta la vida a los chavales. En Moscú el pasado 17 de febrero de 2011 fallecieron dos jóvenes que decidieron engancharse al techo de uno de los vagones de la linea Flievskaya, entre las estaciones de Kievskaya y Studencheskaya. Ese tramo se recorre en parte por la superficie cruzando un puente, y al parecer los chicos chocaron con una de las estructuras del techo a la reentrada del tren bajo la superficie.

A principios de este mes se presentó un proyecto a la Duma para elevar las sanciones por esta práctica hasta los 5.000 rublos, aunque, según el administrador de uno de los grupos de zatseping más famosos de Vkontakte, la medida no disuadirá a los amantes del riesgo. Podéis leer más aqui.

Sólo espero no haber despertado vuestro lado salvaje y que no se os ocurra subiros a los trenes por donde no hay que hacerlo. Aunque si por casualidad se os está pasando por la cabeza, me voy a despedir con este reportaje…

Anuncios

Acerca de herrjasper

Noticias en Rusia para el grupo de Españoles en Moscú

2 comentarios el “Los agarratrenes

  1. Yo hace unos meses sí que vi a unos en el vagón del fondo en la estación -creo- de Park Kultury… me quedé blanco!

  2. Qué locos! Yo nunca lo he visto, pero un amigo me ha dicho que hace algunos años vio a chicos saltando desde un Переход para montarse encima del metro :S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: